Pelotudeo

Había escrito unas líneas más que buscaban expulsar mi pésame. Pero, como entendí entre ruidos lo que me explico el muchacho del ciber, es imposible abrir el archivo. Me frustré porque , como ustedes sabrán, escribir no es tarea sencilla. Es entonces que, haciendo gala de compromisos tomados, pelotudeo con mi tiempo y su tiempo.

Un amigo, hombre estable y firme, de pocas pulgas y muchas manías, me alentó a hacerlo. Pretende que ustedes, inestables lectores de excesiva paciencia, no pierdan oportunidad de conocer como hilvano palabras y mascullo silencios. Hace tiempo que mis palabras superan las quinientas...pero mis emociones no pasan de cuatro o cinco.

La pasión, el miedo, la ira y la calma son virtudes o defect de quienoses, condenados por los fantasmas del altillo, vomitamos una y otra vez aquellos que incendiamos puentes tras de nosotros.

Estos días grises siguió ocurriendo, a pesar de que no quise, siguió ocurriendo. Quemar puentes y pararme sobre la mesa de "los poetas". Tambalear mis ideas y gritarles que son solo árboles viejos. Pero la tiranía de luces violetas, cuerpos sudados y huídas rojas es así. Palabras y palabras brotan de las entrañas de la noche sin saber si tienen algún sentido y si importa que lo tengan...forma, contenido, forma, contenido...¿acaso escribir no es burlarse del contenido? No se...cumplí....con ustedes y con mis células, con vosotros y la soledad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojalá pudiera lidiar con mis emociones y plasmarlas de la manera que lo hacés vos.

flor dijo...

jota, bello.
besos.

Javier Defox dijo...

Gracias Flor y Anónimo por sus comentarios. El escrito que menos pretendía comentarios lo logró. Y ellos le han dado fuego a mis venas...