Pura Cepa: teatro, danza, sensualidad



Acaba de estrenar en el Espacio Callejón (circuito Abasto) el nuevo trabajo de la directora Ana Frenkel, quien supo integrar el grupo El Descueve y trabajó, junto a De la Guarda, en obras emblemáticas de la escena local de vanguardia (se recuerda particularmente Villa-Villa, con la que recorrió el mundo).
Frenkel propone, esta vez con su Grupo Compo, la creación colectiva “Pura Cepa”, espectáculo de teatro-danza donde 15 actores-actrices (a su vez, balarines y bailarinas) intervienen con una gran presencia corporal en una serie de actos, muy bien articulada.
La propuesta es marcadamente sensorial, definida generalmente por el ritmo, los movimientos rápidos, violentos, las aceleraciones, las sacudidas, los gemidos y los gritos. Todo remite, de manera a veces velada, a veces explícita, a lo sexual y a lo sensual. Y la capacidad de baile y expresión corporal de los actores y actrices que intervienen respalda esa apuesta, por medio de un despliegue físico arriesgado y bien fundado, tanto en lo grupal como en lo individual (cada integrante encuentra “su” momento en el desarrollo de la obra).
A pesar de su escasa narratividad, “Pura Cepa” es consistente, cautiva al espectador y, lo más importante, lo afecta positivamente. Lo moviliza sin apelaciones obvias.
Como hemos dicho, los diversos actos se sostienen en la acción de los cuerpos; cuerpos vestidos, pero a su vez despojados: se observa un uso muy medido de elementos, tanto de vestuario como escenográficos (algunas bolsitas de nylon, trapos, una linterna, un par de raquetas de tenis, unos elásticos...). La escasez de recursos extra actorales es una clave de la propuesta, y se trata de un indiscutible acierto, pues la potencia declina cuando aparecen en escena una batería, una guitarra... que parecen demasiado artificio para una obra en la cual el protagonista es el cuerpo, lo carnal en sus diversas acepciones. Lo minimal hace a la esencia del planteo, y potencia la acción de los actores.
Hay una serie de elementos narrativos que conectan los diversos momentos de la obra, aunque no en una escala de tiempo (o sea, ofreciendo una “historia”), sino en un tono y un tema. El tono, sin duda, es el humor. En cantidades precisas, estallando hacia el final de la obra, en dos de los mejores actos. ¿El tema?, lo sexual, el romanticismo, las tensiones macho-hembra, macho-macho y hembra-hembra, en situaciones a veces de la cotidianidad, pero revisitadas: encontronazos en la calle, un partido de tenis, una coreografía de hip-hop, o una versión del Ave María interpretada maravillosamente desde la danza.
La sala llena. Los aplausos, merecidos.


Ernesto Gutiérrez Ezcurra

Intérpretes: Facundo Núñez, Carolina Borca, Daniela Bragone, Aldana Cal, Lucas Cánepa, Matías De Padova , Aline Dibarboure, Julia Frenkel, Verónica Hassan, Ana Lestard, Hernán Paulos, Diego Rosental, Marisa Taboadela, Mariana Vidal, Débora Zanolli.
Dirección General: Ana Frenkel.

Espacio Callejón
Humahuaca 3759, Cdad. de Bs. As.
Tel. 4862-1167.
Entrada:
$15 / $12 (jub. y est.) - jueves - 21:00 hs
$20 / $15 (jub. y est.) - sábado - 22:30 hs

2 comentarios:

Demian dijo...

Me gustò Villa Villa, en el Centro Cultural Recoleta. Una pregunta: ana frenkel es la hermana del de la Protuaria¿

Anónimo dijo...

Si, es ella.